El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Santander dará previsiblemente el visto bueno al otorgamiento en concesión a NSCT Investment, filial de Boluda, de la construcción y explotación durante un plazo de 40 años de una terminal de contenedores, en el espigón norte de Raos.

Esta nueva instalación podría estar operativa a finales de 2022 y supondrá la ocupación de una superficie de más de 67.000 m², con una línea de atraque de 472 metros de muelle, por un plazo de 40 años.

La filial de Boluda tiene previsto invertir inicialmente 17,48 millones de euros en obra civil, instalaciones, edificación y maquinaria, de tal manera que prevé alcanzar una inversión total de 38,5 millones de euros durante todo el periodo concesional.

NSCT Investment se ha comprometido a mantener un tráfico mínimo anual de importación y exportación de, al menos, 35.000 TEUs durante los cinco primeros años de la concesión y, a partir de dicho año, de 44.823 TEUs anuales.

Con esta nueva instalación, el recinto portuario cántabro refuerza su política de diversificación de tráfico y abre nuevas posibilidades de desarrollo.

Por otra parte, el enclave también analizará la petición de Noatum Terminal Santander para abrir la concesión a nuevos tráficos, además de los graneles sólidos que ya tramita, con el fin de asegurar la continuidad de la terminal y su competitividad, al permitir la manipulación de graneles sólidos no minerales, mercancía general y siderometalúrgicos.

Así mismo, también se decidirá sobre la suspensión temporal parcial de la concesión otorgada a Santander Coated Solutions para la ocupación de 60.000 m2 en Raos con destino a actividad de importación, exportación, depósito y transformación de productos siderúrgicos, con la que los responsables del puerto santanderino pretenden aprovechar el máximo espacio disponible en el área portuaria, que se verá disminuida como consecuencia de la próxima construcción del nuevo silo de automóviles.