A lo largo de los últimos se han realizado una serie de actuaciones en el frente marítimo y las necesidades del puerto de Santander, por lo que se hace necesario actualizar el plan maestro del enclave cántabro.

Entre otras cosas, el recinto se ha adaptado a la nueva situación que supone el incremento de tamaño de los buques de Brittany Ferries y la utilización de GNL como combustible.

De igual manera, el ‘Brexit’ también ha sido determinante en la configuración de la futura terminal y las necesidades de espacios y flujos.

Todas estas actuaciones implican modificaciones en los instrumentos de planeamiento portuario, para las que la Autoridad Portuaria de Santander ha licitado los trabajos de asistencia técnica para la completa redacción, tramitación y aprobación de las herramientas de planificación necesarias para el desarrollo del frente marítimo portuario.

En particular, es necesario la adaptación de la planificación urbanística para la ejecución de la nueva ordenación prevista para la zona de Varadero y Maliaño y Margen Norte como consecuencia de la necesidad de generación de una nueva terminal de ferries, así como sus repercusiones en las naves para el tráfico de papel de Cantabriasil, los cruceros y las urbanizaciones de los paseos marítimos.

Por último, es necesario planificar, consensuar, redactar y tramitar una nueva ordenación para las áreas de San Martín y Gamazo, así como para el entorno de la Estación Marítima.

El ámbito de trabajo incluye la zona portuaria de los muelles de Maliaño y la Margen Norte, la zona de Varadero, así como el entorno de la Estación Marítima y del área de San Martín y Gamazo.

Los trabajos, con una duración de 23 meses, tienen un presupuesto base de licitación de 350.900 euros y un valor estimado de 290.000 euros.