La Delegación del Gobierno en Cantabria y la Autoridad Portuaria de Santander trabajarán juntos para afrontar los retos del puerto.

En su primer encuentro institucional con el nuevo presidente del puerto, Francisco Martín, la delegada del Gobierno en la región, Ainoa Quiñones, ha reiterado que el diálogo entre ambas partes será “permanente, fluido y, por supuesto, eficaz”.

El objetivo, ha dicho, será mejorar una infraestructura clave el desarrollo económico y social de Cantabria y dotarla de todos los recursos necesarios.

Durante la reunión, se han abordado asuntos como la seguridad de la infraestructura o los nuevos controles que deben llevarse a cabo en el Puesto de Inspección Fronteriza en las llegadas de ciudadanos y mercancías de Reino Unido tras el Brexit, que han requerido un refuerzo del personal.

En cuanto a la seguridad y el problema de los polizones que tratan de acceder al puerto, la delegada ha asegurado que trabajan junto al puerto en las medidas de protección pasiva y activa para que las cifras vayan bajando.

En la misma línea, Francisco Martín ha reconocido que es “casi imposible” evitar que salten la valla, por lo que se trabaja para su detección, detención y expulsión de las instalaciones, con ayuda de la Policía Portuaria junto a la Guardia Civil dentro del recinto portuario y la Policía Nacional en el exterior.

En esta línea, el puerto ha recibido autorización de Puertos del Estado para contratar a nueve efectivos más en la Policía Portuaria y continuará con la instalación de más vallas y cámaras térmicas, mientras que la Delegación del Gobierno continuará trabajando con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para reforzar los dispositivos.