Con la llegada del buque Azamara Quest, perteneciente a la compañía Royal Caribbean Cruise, el puerto de Sevilla estrena sus operaciones de embarque y desembarque.

El buque, consignado por la empresa Vapores Suardiaz, tiene una eslora de 180 m y 20 de manga y trae a Sevilla un total de 554 pasajeros procedentes del Mediterráneo Occidental.

Esta nueva escala evidencia el avance del destino turístico Sevilla en el desarrollo del turismo de cruceros en la ciudad en escala directa, haciendo emerger esta modalidad de turismo, con repercusiones muy positivas sobre la economía y empleo.

Así mismo estrenarán la ampliación de la Estación Marítima en el Muelle de las Delicias, una singular construcción a partir de contenedores de transporte marítimo de mercancías reutilizados. Se trata de un amplio espacio que asume las funciones de centro de servicios al crucerista y su diseño se orienta a la mejora la calidad y agilidad en la prestación de servicios en tierra al pasajero 

Por otro lado, el puerto también ha acogido la llegada del velero alemán Alexander von Humboldt para ser reparado en el dique seco del astillero de Sevilla. Se trata del buque escuela alemán más conocido, con más de 100 años desde su botadura, es una embarcación de tres mástiles, de 63 metros de eslora y 8 metros de manga. 

Actualmente está equipado con los más modernos instrumentos de navegación y aparatos de comunicación. Con un total de 25 velas que totalizan 1.036 m² de trapo en tres mástiles, todas las maniobras se realizan de forma manual, como subir al palo mayor con una altura de 30 m.

Los trabajos serán realizados por la empresa Astilleros Contsa Huelva, que utilizará en régimen de autorización administrativa temporal las instalaciones de construcción naval titularidad de la Autoridad Portuaria de Sevilla.

Al disponer de un dique seco en perfecto funcionamiento se abre un nicho de mercado de reparación de buques, que se une al trabajo que desarrolla la empresa Tecade dentro de la rama de actividad de estructuras off-shore.