Margenes del rio Guadalquivir

A la espera de que el Ayuntamiento de Sevilla ponga en marcha definitivamente la Zona Franca, la Autoridad Portuaria de Sevilla continúa intentando conseguir que el puerto de Sevilla sea considerado como el único fluvial de España, según ha publicado el Abc de Sevilla.

La cuestión tiene su importancia, ya que de esa consideración depende que sean otras entidades las que asuman parte de los gastos que supone mantener a punto un canal de navegación de 89,152 kilómetros, y dónde el dragado de mantenimiento supone unos costes adicionales de millón de euros.

Ese gasto, y los relacionados con mantener la completa red de señalizaciones que marcan la compleja vía de navegación del Guadalquivir, suponen una desventaja para las empresas que se encuentran instaladas allí frente a las que lo hacen en otros puertos.

La petición se ha trasladado a Puertos del Estado en numerosas ocasiones, ya que se le ha reclamado un tratamiento diferenciado, al igual que en los puertos de Canarias por su carácter ultraperiférico o a los puertos de Ceuta y Melilla, al ser el único puerto interior de la península, lo que hace que tenga que sostener una vía navegable y lo coloca en una situación desfavorable respecto a otros puertos.

Además, se recuerda que en Europa son los estados los que asumen la conservación de esa vía navegable como hacen con las carreteras, porque es una vía de transporte más.  

Desde Puertos del Estado recuerdan al respecto que el Guadalquivir ha sido calificado como vía navegable o eurovía dentro de la RTE-T, red de transporte europeo lo que, de momento, “supone una ventaja a la hora de recibir fondos europeos”. 

En cuanto a la posibilidad de tomar medidas para reducir los costes que las empresas tienen que afrontar para instalarse en el puerto, se recuerda que la ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció a final de año una bajada generalizada de los precios del suelo y una actualización de los mismos que, en algunos casos, podría generar un descenso en los precios.

Desde el puerto se confirman ambos hechos y señalan que la bajada de precios que se va a producir conforme a la Ley de Presupuestos será en la línea de la anunciada por la ministra, en torno a un 8%, lo que supondrá una bajada similar de ingresos que el puerto asumirá reduciendo gastos.