La Autoridad Portuaria de Tarragona ha actualizado el Plan de Sostenibilidad Agenda 2030 para incluir dos nuevos objetivos y seis acciones, que se añaden a los 23 objetivos y 82 acciones iniciales, centrados en la sostenibilidad ambiental, el crecimiento sostenible y el compromiso social.

Uno de los nuevos objetivos, ya alcanzado al 100%, ha consistido en minimizar las actividades con potenciales efectos negativos sobre la calidad del aire, con el desmantelamiento de la fábrica de cemento del Muelle de Aragón y el cambio de actividad de la zona concesionada.

También se ha procedido a la eliminación de las pérdidas de la red de agua, gracias a la monitorización de la red con nueva tecnología. A esto se añade el objetivo de mejorar la gestión de animales domésticos y fauna salvaje, así como la creación de nuevas zonas verdes.

Además, a lo largo de 2021 se crearán nuevos canales de comunicación con el entorno. Ya se ha puesto en marcha un Espacio de Opinión para conocer las inquietudes de la sociedad en cuanto a la mejora de la conexión puerto-ciudad.

Esto se completará con la puesta en marcha del Panel Económico del puerto, para interactuar con representantes y expertos empresarios del ‘hinterland‘.

Metas y nuevas alianzas

Otro objetivo que pretende completarse durante el año es la implementación de un sistema de alerta a los usuarios del Dique de Levante, para avisar sobre posibles episodios de partículas en días de fuerte viento.

Igualmente, a finales de 2021, se habrá avanzado en la creación de nuevas alianzas en el marco del desarrollo sostenible y compromiso con el entorno, como la participación en proyectos para el uso del hidrógeno.

De los 25 objetivos actuales, seis se han ejecutado al 50%, como el de la mejora de la calidad del aire en el entorno portuario, que alcanzará el 80% en 2021.

Además, el puerto seguirá invirtiendo en la recuperación del ecosistema marino, sin olvidar el aumento del modo ferroviario con la terminal intermodal de la Boella.

Por último, conviene apuntar su apuesta por la eficiencia energética y el uso de energías renovables, con la renovación de la iluminación, la compra de vehículos eléctricos y la contratación de energía verde.

Actualmente, ya produce energía eléctrica con placas fotovoltaicas en el techo del edificio administrativo, el PIF, las dependencias de Aduanas, la Cofradía de Pescadores y la Policía Portuaria, aunque también se instalarán en el techo del Museo Portuario.