evolución del tráfico en el puerto de Tarragona

El puerto de Tarragona cerró 2012 con 11,9 millones de euros de beneficio, un 3,12% menos que en 2011, según ha explicado el viernes el presidente de la autoridad portuaria, Josep Andreu.

Pese a la caída de beneficios, el tráfico del puerto de Tarragona creció el año pasado un 4,2%, «más de lo previsto y por encima de la media de Puertos del Estado«, ha añadido el presidente de la autoridad portuaria.

El resultado de explotación se sitúa en 12,1 millones, un 2,88% menos debido a las bonificaciones a los operadores y las amortizaciones, que han subido más de un 9,4%, y los ingresos de explotación se han situado en los 55,4 millones, un 0,43% menos.

En cuanto a tráficos, Andreu ha valorado muy positivamente superar los 33 millones de toneladas, ya que desde 2007, cuando el tráfico alcanzó los 35,9 millones, la tendencia se había mantenido sobre las 31 y 32 toneladasLas previsiones  para este ejercicio son de «un crecimiento cero», apunta Andreu, a causa de la crisis económica.

Aunque de forma muy incipiente, puesto que la exportación de ganado vivo arrancó en julio de 2012, Andreu también ha asegurado que este año se consolidará esta actividad, que el año pasado consiguió exportar más de 18.600 terneros y corderos, y este 2013 ya lleva 5.474 animales con destino a Líbano y Libia.

En cuanto a los tráficos, han estado liderados por los agroalimentarios (+ 17,3%) y los productos petrolíferos (+17,9); mientras que el tráfico de contenedores bajó un 21%, lo que lastra el segmento de carga general, que se sitúa en -16,5%.

Diversificar tráficos

Andreu ha reiterado que la estrategia de diversificación pasa por redistribuir los tráficos y conseguir que en 2015 la carga general suponga una cuarta parte del tráfico, otra cuarta parte los sólidos a granel y que la petroquímica pase del actual 60% a al 50% restante.

Andreu también ha anunciado que existen negociaciones muy avanzadas con PortAventura, el futuro complejo turístico BCN World y la Universidad Rovira i Virgili (URV) para que se incorporen al grupo de trabajo para captar cruceros liderado por la APT.

El presidente del puerto se ha mostrado comprometido con la terminal de contenedores, un proyecto que tiene tres años, y ha asegurado que no quiere se vea mermada por falta de infraestructura, por lo que considera una «prioridad» la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), de unas 100 hectáreas y cuyos terrenos ya son propiedad de la APT tras cerrar una acuerdo con el Ayuntamiento de Vila-seca.

En septiembre se prevé tener finalizada la ampliación del Muelle de la Química, que tiene una inversión prevista de 76,4 millones y que pasará de 17,6 hectáreas a 35,8, lo que permitirá un crecimiento de cuatro millones de toneladas.

Actualmente se negocia la entrada de nuevos operadores, que sumarán unos 40 millones de inversión a los 76 millones de la APT, y Andreu ha señalado que ya hay un 50% del espacio comprometido, si bien no ha querido dar nombres de las compañías hasta que estén cerrados los acuerdos.