El Puerto de Tarragona ha experimentado en los últimos meses una evolución positiva en cuanto al tráfico de mercancías. En estos últimos cinco meses han pasado por las instalaciones portuarias un total de 14.582 millones de toneladas de producto y el crecimiento de la actividad portuaria ha sido del 6,81%.

La tendencia al alza de la actividad portuaria se ha visto reflejada con un espectacular mes de agosto, en el que se ha registrado un notable incremento del tráfico en todos los segmentos, lo que ha convertido el mes de agosto de 2011 en el mejor de los últimos 40 meses en el Puerto de Tarragona, con 3.275.692 toneladas movidas.

Por conceptos, cabe destacar que durante agosto el sector de los líquidos creció un 5,7%, el de sólidos lo hicieron de un 7% y la carga general se incrementó un 20,1%.

Así, en el acumulado del año 2011, cabe destacar el incremento del tráfico de los siguientes productos: piensos y forrajes (+40,9%), papel y pasta (+55,4%); productos siderúrgicos (+35%), gasoil (+27,3%); fuel-oil (+17,5%); exportación en contenedores (+18,6%) e importación en contenedores (+14,6%).

Segundo semestre del año

Tras un primer trimestre del año en que la actividad experimentó un descenso del 20,8%, debido sobre todo al paro técnico de la refinería de Repsol, el Puerto vive desde abril una tendencia positiva que llevará a finalizar el 2011 con un balance positivo de la actividad en relación al 2010.

Para Josep Andreu, presidente del Puerto de Tarragona, la actividad portuaria ha de liderar la recuperación del territorio económico, sin embargo tienen que ser más competitivos para atraer a las grandes navieras procedentes de los mercados asiáticos.

Entre otras actuaciones que se realizan en el Puerto, Josep Andreu destaca la ampliación del Muelle de la Química que permitirá la llegada a Tarragona los buques de mercancías químicas más grandes del momento, la nueva Zona de Actividades Logísticas y la ampliación de la terminal de contenedores DP World Tarragona.

En cuanto a la conectividad terrestre del Puerto con los mercados, el presidente del mismo reiteró la necesidad de conectarse a las grandes líneas ferroviarias europeas.

Por ese motivo el Puerto está ultimando los detalles del proyecto para conectar el territorio con la línea de ancho europeo de Castellbisbal, Barcelona, con la incorporación de un tercer raíl en el tramo.

Los servicios técnicos del Puerto cuantifican en unos 180 millones de euros la inversión necesaria para la adaptación de la vía y estiman que la obra podría estar lista en el plazo aproximado de dos años.

Tanto el tejido empresarial del territorio como las administraciones ha mostrado su apoyo a la nueva infraestructura, que según el Puerto se podría financiar a través de una fórmula de aportación de capital tanto público como privado.