trafico-de-graneles-agroalimentarios-en-el-puerto-de-tarragona

El puerto dispone de numerosos servicios e infraestructuras especializados para la importación de este tipo de productos.

Con un tráfico medio anual de cinco millones de toneladas, el puerto de Tarragona es actualmente el primero en movimiento de productos agroalimentarios tanto en España como en el Mediterráneo.

Para lograr estas cifras, cuenta con numerosos servicios e infraestructuras especializados que facilitan la importación de este tipo de productos, que recibe de los principales países productores como Ucrania, Rumanía, Argentina y Estados Unidos.

Posteriormente, esta mercancía se distribuye por toda Cataluña, Aragón y gran parte de Navarra y el este de Castilla, zonas donde se fabrica el 40% del total de la producción de piensos en España. Destacan en este sentido las factorías de Lérida, Zaragoza, Gerona y, en menor medida, Soria y Huesca.

Las empresas productoras de piensos están ubicadas en el ámbito de influencia del recinto portuario, concretamente en el valle del Ebro y en Lérida. Por él pasan cada año más del 60% de las materias primas para elaborar piensos para la ganadería catalana.

El puerto de Tarragona, que ocupa ya la primera posición en cuanto a tráfico de cereales y harinas, y de piensos y forrajes, es uno de los dos únicos autorizados en España por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para la carga y el transporte de ganado vivo.

Desde que empezó este tráfico en el 2012 y hasta hoy, ha movido 1.114.670 cabezas de ganado, un 70% de la ganadería bovina catalana. Entre sus principales objetivos, se encuentra aumentar la cuota de mercado de los productos agroalimentarios e incorporar nuevos tráficos a granel, además de consolidar las exportaciones de animales vivos.