La Autoridad Portuaria de Tarragona ha dado el visto bueno al establecimiento de ayudas para las concesionarias del enclave por valor de más de 1,6 millones de euros, al amparo de la regulación establecida para paliar los perniciosos efectos de la pandemia.

Así pues, los responsables del recinto portuario tarraconense han aprobado la reducción de la tasa de actividad por un valor total de 600.000 euros para que las concesiones que justifiquen una pérdida significativa puedan compensar este efecto negativo con una revisión de los requisitos mínimos de tráfico establecidos en los valores concesionales.

De igual modo, con respecto a la tasa de actividad, la Autoridad Portuaria suavizó la exigibilidad de la tasa de actividad y ha eliminado el pago anticipado, fijando un aplazamiento de la liquidación al final del ejercicio, también para las empresas que lo solicitaron y han podido demostrar pérdidas significativas.

Respecto a las medidas adoptadas en el ámbito de la tasa de ocupación, el puerto ha aprobado ayudas por un total de un 1.031.000 euros para concesionarias que han acreditado impacto significativamente negativo en su actividad a consecuencia de la crisis sanitaria, de tal manera que se ha reducido la cuota líquida de la tasa de ocupación devengada.

En el caso del puerto de Tarragona, los tráficos que más han notado estos efectos negativos de la pandemia son el crudo de petróleo, los vehículos nuevos, mercancía general en contenedor y los productos siderúrgicos.