El presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Josep María Cruset, acaba de presentar en sociedad un proyecto de regeneración de especies marinas de interés comercial en el que participa el equipo científico Tecnatox de la Universidad Rovira i Virgili.

Se trata de una de las acciones incluidas dentro del eje de Sostenibilidad Ambiental del plan del puerto para cumplir con la Agenda 2030. El objetivo es recuperar las poblaciones de cefalópodos de interés pesquero, como la sepia o el calamar, y las plantas fanerógamas, como la Posidonia oceánica o la Cymodocea nodosa.

El equipo que dirige el proyecto creará para ello unos biótopos. Se trata de estructuras artificiales hechas con materias naturales que se instalarán en los fondos marinos para favorecer la reproducción y proliferación de organismos marinos.

Se han escogido tres zonas con las condiciones óptimas para la instalación de estas estructuras y la recuperación del ecosistema. Estas ubicaciones responden a una necesidad detectada en espacios donde las comunidades marinas no están plenamente desarrolladas o han sufrido problemas de degradación ambiental.

La primera y segunda ubicación se encuentran delante del Dique de Levante, mientras que la tercera se sitúa en la Punta del Miracle. Los materiales empleados en la fabricación de biótopos son biodegradables y provienen de elementos reciclados, lo cual contribuirá a fomentar la economía circular.

Además, están diseñados para que se desintegren en un marco temporal de tres a cinco años, integrándose con la arena de la playa. En cada zona se colocarán seis conjuntos de estructuras a diferentes profundidades, con 100 piezas individuales en total repartidas por todas las ubicaciones.