En el marco de la la construcción del Muelle de Baleares, el puerto de Tarragona está gestionando el transporte de piedra desde el puerto industrial de Vallcarca por vía marítima para suministrar un millón de toneladas de material. Esto permitirá evitar el paso de hasta 40.000 camiones por la carretera, según han explicado desde la Generalitat.

Para la operativa, se han utilizado dos gánguiles, que son embarcaciones para el transporte de áridos en las obras marítimas, con una capacidad de carga de 1.500 toneladas cada uno. Entre los dos buques, transportan diariamente unas 6.000 toneladas de material de la pedrera.

Si tuvieran que transportarse con vehículos, se necesitarían unos 240 camiones diarios, ya que cada uno de ellos puede transportar hasta 25 toneladas de material. Se trata de una apuesta por la movilidad sostenible que mejora la calidad del aire con una importante reducción del 60% de las emisiones de CO2, en beneficio de los ciudadanos de las comarcas del Garraf y el Tarragonés.

Los trabajos se llevan a cabo cada día de la semana, en horario continuo y con una frecuencia horaria de 10 horas, repartidas entre las ocho que dura el trayecto de ida y vuelta entre Vallcarca y Tarragona, y las dos horas empleadas para la carga y descarga de la piedra.

En total, se realizan cuatro viajes diarios, con la previsión de que las operativas duren unos seis meses. Los gánguiles son buques que no deben realizar maniobras de entrada y salida en los puertos porque van directamente del puerto de Vallcarca a las obras del puerto de Tarragona, y una vez allí, por vía satélite, abren la bodega y depositan las piedras en el lugar previsto, para después volver a por una nueva carga.