La Autoridad Portuaria de Tarragona ha iniciado la pavimentación de una parte del muelle de Aragón, dedicado al tráfico de graneles, principalmente agroalimentarios, una obra que tendrá una duración de cinco meses, con un coste de 432.582,54 euros.

En esta dársena, una de las que más movimiento registra del puerto, se encuentra una zona parcialmente pavimentada con adoquines, entre los bolardos cero y catorce. En 2019, ya se realizó la sustitución del pavimento de adoquines, así como del resto de pavimento entre los bolardos cero y cinco.

Una vez completada esta primera fase, se ha considerado continuar con la mejora en la superficie delimitada entre los bolardos cinco y once, dado el material y el estado en general en que se encuentra el pavimento de esta zona, así como las constantes operaciones portuarias que se desarrollan.

Estas actuaciones, que consistirán en la instalación de un nuevo pavimento más adecuado por el tipo de operaciones que se realizan, supondrán también la adecuación o mejora de las instalaciones afectadas, como la red de saneamiento, la instalación eléctrica de alumbrado y la Red de Agua Contraincendios.

El ámbito de actuación de esta obra, entre los bolardos cinco y once, se extiende entre las vías de la viga cantil y las vías del ferrocarril de la Calle de Huesca, con un total de 7.241,91 m². No obstante, por el tipo de operaciones portuarias que se desarrollan en la zona, se ha decidido que las obras se realizaran por fases, para no afectar al funcionamiento del puerto.