Dentro de la nueva edición de Smart Digital Ports of the Future, uno de los acontecimientos sobre digitalización de puertos más importantes del 2021 y donde se comparten las últimas novedades en materia de automatización, sostenibilidad y conexión, el puerto de Tarragona ha presentado los primeros resultados en la implantación del sistema SEA.

Puesto en marcha el pasado mes de octubre, este sistema de entrega de productos agroalimentarios tiene como finalidad la mejora en la transparencia de la información en la cadena de suministro y una gestión más eficaz en el flujo de la información.

Desde el pasado 6 de octubre hasta el 22 de marzo, la plataforma ha gestionado un total de 36.166 encargos de carga de cereales u otros productos agroalimentarios que han representado casi un total de 60.000 entregas.

El SEA ha permitido reducir 2,5 millones de euros mensuales en costes para las empresas. A su vez, ha reducido en 50 minutos de media el tiempo de espera para los aproximadamente 2.000 camiones diarios que operan en el puerto.

Este sistema también ha permitido ahorrar 30.000 horas mensuales para las empresas transportistas con la consiguiente disminución de emisiones de CO².

Así trabaja el sistema

SEA ha operado de forma correcta desde el primer día de su entrada en funcionamiento, gracias también al esfuerzo efectuado por toda la cadena logística al adoptar el nuevo sistema entre octubre del año pasado y febrero de este año.

El sistema ha conseguido acabar con los principales problemas de tráfico y de congestión en el puerto de Tarragona. En el movimiento de agroalimentarios, el puerto sufría largas colas de camiones a primera hora de la mañana esperando turno para hacer las cargas.

Este sistema permite una entrega de los agroalimentarios más rápido, eficiente y económico asegurando al 100% la trazabilidad de toda la mercancía. Y facilitando, sobre todo al transportista, la recogida de la mercancía a la terminal portuaria tarraconense.

El sistema tiene la mercancía localizada en todo momento, así como la hora y el punto de recogida, lo que implica una reducción muy significativa en tiempo de estancia en las instalaciones portuarias.

Por otro lado, con la digitalización, la terminal puede saber la demanda existente en un periodo de tiempo determinado. Y por lo tanto, disponer de los recursos necesarios para planificar las entregas de mercancías.

Otro punto destacable es la información que facilita SEA. Con los datos almacenados se pueden detectar de forma mucho más fácil las incidencias recurrentes y establecer mecanismos para solucionarlas.