La Autoridad Portuaria de Tarragona y la empresa estibadora han procedido a la retirada de las 12.626 toneladas de astilla de madera ubicadas en los muelles de Navarra y Aragón del puerto. Desde el 21 de octubre, el material ha ido saliendo a un ritmo de 600 toneladas diarias, transportadas por carretera.

De este modo, se ha podido trasladar a su destino final para evitar nuevos episodios de autocombustión, como el ocurrido el 25 de septiembre por las fuertes rachas de viento, cuando se incendiaron unas pilas de biomasa que esperaban para ser cargadas en un buque en el muelle de Aragón.

La astilla de madera es un material combustible fruto de la biomasa forestal cuyo poder calorífico puede oscilar entre las 3.000 y las 3.300 kcal/kg, en función de la especie vegetal utilizada.

Después de un periodo prolongado de almacenamiento al aire libre, puede sufrir una autocombustión, por una serie de procesos físicos, químicos y biológicos que comportan un incremento de la temperatura y variaciones en la humedad, generando un efecto chimenea.

Medidas de prevención 

Desde el mes de noviembre de 2019, el puerto tenía una ocupación autorizada para astilla de madera, repartida entre 6.700 toneladas en el muelle de Navarra y 5.926 en el de Aragón.

Ahora, se han endurecido las condiciones para la admisión de este material para evitar nuevos incidentes. En este momento, es imprescindible que cualquier almacenamiento de este tipo tenga asignada una fecha de salida en un buque que no supere el periodo estimado de deterioro de la biomasa.

Además, el puerto velará para que se adopten medidas preventivas de enfriamiento de la mercancía para evitar riesgos, como la disminución de la altura de las pilas a 1,5 metros, la segregación en varias pilas más pequeñas o en áreas de enfriamiento separadas, y la ampliación de la superficie ocupada.

También se procederá a la remoción activa y continuada de las pilas para reducir y homogeneizar la temperatura. Por otro lado, continúan tramitándose los expedientes sobre lo ocurrido, que serán trasladados a los responsables de la mercancía para que asuman los costes generados al puerto.