gabarra spabunker 61 para el bunkering en el puerto de tenerife

Gabarra 'Spabunker 61' para bunkering en el puerto de Tenerife.

El puerto de Santa Cruz de Tenerife ha recibido varias cartas de protesta por parte de navieras y capitanes de buque en las que se quejan por la demora, por parte de la compañía Cepsa, en la prestación del servicio de suministro de combustible en el puerto.

Solo en este mes de octubre, cinco grandes buques han debido esperar más de 24 horas para recibir dicha prestación. Concretamente, las naves Rhino, Abou Karim, Unity, Corona Bulker y MV Sakaiya han hecho llegar al organismo portuario su descontento por las condiciones en que se realiza el citado servicio.

Estas consecuencias, según señalan desde el puerto, «son ya conocidas por sus armadores», por lo que este hecho «no se traducirá en beneficios comerciales» para este puerto.

Del mismo modo, desde el puerto de Tenerife han señalado «tener constancia» de desvíos a otros puertos realizados por Cepsa para buques que venían a realizar bunkering, alegando en unos casos que la gabarra estaba en pleno funcionamiento y no podía asumir más servicios y, en otros, que las instalaciones estaban «congestionadas».

Protestas desde el puerto

Todo esto «pone de manifiesto», señalan desde el puerto, que no son ciertas las recientes afirmaciones por parte de la petrolera de que una gabarra de suministro es suficiente para el tráfico que actualmente hay que atender en el puerto tinerfeño, no sustentándose la alegada “baja actividad” del mismo.

Además, «queda patente» que con una sola embarcación no se ofrece el servicio que el puerto requiere y le corresponde para garantizar la mejor prestación tanto al tráfico local como a los buques en fondeo.

Cabe destacar que esta situación coincide con un momento en que el puerto de Santa Cruz de Tenerife registra una tendencia ascendente en sus tráficos, habiendo pasado, por ejemplo, de 8.963 buques mercantes registrados en el acumulado hasta septiembre de 2013, a más de 9.000 en el mismo periodo de este 2014. 

Además, la reciente retirada por parte de la petrolera de una de sus gabarras de suministro en estas instalaciones ha coincidido con el anuncio, por parte del gobierno de Canarias, de la próxima entrada en funcionamiento de un nuevo operador de suministro de combustible.

El principal problema de esta situación es que Cepsa opera en situación monopolística en el puerto, por lo que se imposibilita cualquier competencia en calidad del producto, servicio y precios.

«De no solventarse, esta situación será el comienzo de un gran problema para nuestra instalación que repercutirá en el servicio a sus clientes y evolución de los tráficos», han sentenciado desde el puerto.