La Terminal de Contenedores de Tenerife ha acogido la primera de varias escalas previstas hasta final de 2019 por buques fletados por Maersk, que incluyen operativas de trasbordo. La primera ha sido la del Seaspan Río de Janeiro, procedente del puerto de Algeciras, que ha atracado en la instalación el 4 de septiembre para descargar unos 500 TEUs, y se dirige hacia el puerto de Tánger Med.

Construida en 2007 y con bandera de Hong-Kong, la embarcación es propiedad de Seaspan y cuenta con una capacidad máxima de 4.250 TEUs. Además, tiene una eslora de 260 metros y una manga de 32,3 metros, con un total de 50.500 toneladas  de peso muerto.

Las unidades descargadas en el puerto de Tenerife corresponden a contenedores refrigerados. Todos ellos han sido depositados en la terminal de manera provisional, ya que volverán a cargarse próximamente en buques de menor envergadura para ser trasladados hasta puertos de la costa oeste africana.

Consignado en Tenerife por Marmedsa, la estiba del buque ha requerido hasta tres manos de estibadores, dada la rapidez necesaria para completar la operativa. Además, su llegada ha permitido diversificar la actividad portuaria en la instalación, que sigue reforzando su conectividad con África.