Rafael Aznar presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia

Para Rafael Aznar, los sindicatos de la estiba "han que tener la seriedad y madurez necesaria" en el actual proceso de negociación del convenio colectivo.

El presidente del puerto, Rafael Aznar ha instado al personal portuario a ajustar costes, al afirmar que aún se está a tiempo de «reflexionar, reaccionar y reparar» esta situación mediante acuerdos entre el personal portuario y las empresas, y ha precisado que no se trata tanto de rebajas salariales como de ajuste de costes en el servicio de estiba.

Según ha explicado Aznar en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia, se saben cuáles son las diferencias en el coste del transbordo con otros puertos competidores, y en el caso de Valencia hay costes «perfectamente ajustables y rebajables«.

El coste de mover un contenedor en el puerto de Valencia es de 65 euros frente a los 45 ó 50 euros de Algeciras o los 55 euros de Barcelona. La mano de obra es el factor que más influye, ya que el salario de los trabajadores portuarios supone el 60% de los costes totales, mientras que el 40% restante corresponde a tasas portuarias o a la amortización de la maquinaria.

El exceso de oferta portuaria y la concentración de la demanda, concretada en la alianza P3 de las tres grandes navieras mundiales para operar conjuntamente algunas rutas, ha recrudecido la competencia entre los puertos del Mediterráneo occidental por mantener sus actuales niveles de tráfico.

Y esto se produce cuando empresas y portuarios se encuentran en plena negociación del convenio colectivo, con el tema salarial como la principal causa de desencuentro.

Por eso, para el presidente portuario, los sindicatos de la estiba «han que tener la seriedad y madurez necesaria«, como la han tenido en otros sectores como la automoción, para «retener» actividad económica, y alcanzar «acuerdos cuanto antes».

Caen los tráficos de contenedores

Los datos a noviembre de este año ofrecen registros negativos en tráfico de transbordo (-6,3%), que arrastra al tráfico de contenedores (-3,5%), mientras que el tráfico general también cae (-2,2%).

No obstante, suben otros tráficos como el de graneles (+9,4%) y la mercancía no contenerizada (+4,5%).

Estos descensos se están registrando especialmente en la segunda mitad del año, un ejercicio en que las previsiones realizadas en junio de 122,6 millones de cifra de negocio, 27,8 millones de resultado de explotación y 25 millones de fondo de maniobra, «se alterarán, aunque no de forma sensible» con el cierre del año.

El presidente de la Autoridad Portuaria ha considerado lógico que algunas líneas de transporte de contenedores se desplacen al norte de Europa y ha opinado que “no hay que obsesionarse» con la alianza P3 sino con «dar el mejor servicio al mejor precio«.

En cuanto a la ZAL, la Zona de Actividades Logísticas, Aznar ha indicado que para 2014 volverá la confianza de los operadores internacionales en España y de esta manera se puedan materializar alquileres en este área.

Sobre la bajada de tasas en el sistema portuario español, ha explicado que, aunque no comparte esta decisión, el puerto de Valencia ha aprobado modificar los coeficientes correctores manteniendo las bonificaciones de modo que no se resienta la estabilidad económica-financiera.

De cara a 2014, el puerto destinará 50 millones de euros en mejoras en terminales ferroviarias para adaptarlas al ancho europeo y en infraestructuras de atraque en la zona sur.

Por último, el puerto ha aprobado también en la sesión del Consejo de Administración celebrado este martes, la adquisición de acciones de la sociedad PlaZa de Zaragoza y la autorización para un préstamo participativo a favor de Puerto Seco Madrid.