puerto valencia

La Autoridad Portuaria de Valencia tendrá que aumentar los controles en sus accesos por orden del ministerio del Interior, que ha rechazado el último plan de protección al considerar que la Policía Portuaria no identifica a todas las personas, entre 4.000 y 5.000, que acceden cada día a las zonas portuarias restringidas.

Según señala el diario Las Provincias, los responsables de la seguridad en las instalaciones portuarias tendrán que realizar una nueva propuesta que incluya las modificaciones ordenadas por el Gobierno para prevenir acciones terroristas, operaciones de narcotráfico y otros delitos relacionados con la seguridad nacional. Las mayores discrepancias surgen en los controles de cientos de vehículos, entre camiones de mercancías y turismos particulares, que acceden diariamente al puerto por los accesos desde la V-30 y la garita de Nazaret en horas punta.

Mientras que Interior pretende que se identifiquen a todos los conductores y ocupantes de los vehículos, los agentes de la APV piden el DNI a uno de cada tres usuarios o trabajadores portuarios, durante esos intervalos de tiempo, para no colapsar las entradas del puerto con mayor movimiento de contenedores de España.

La Autoridad Portuaria teme que el cumplimiento de los nuevos requerimientos ralentice la actividad comercial, por lo que propuso nuevas medidas en su plan de protección que contribuyen a la seguridad y optimizan los recursos sin afectar al tráfico portuario.

Como se recordará, en 2007 el Gobierno distribuyó a todas las autoridades portuarias españolas un nuevo protocolo de medidas para mejorar la protección de los puertos y el transporte marítimo. Aquel plan antiterrorista, que actualizó las recomendaciones de la comisión parlamentaria del 11-M, dejó en manos del ministerio del Interior las decisiones más importantes ante una amenaza de gran envergadura.