Barcos ro-ro en el puerto de Vigo

Este sistema sería de aplicación en buques medios, como es el caso de los Ro-Ro, los Feeder o los de carga general

Con el objetivo de reducir las emisiones de los buques atracados en puerto, la Autoridad Portuaria de Vigo viene trabajando desde hace algo más de un año en el proyecto Green Port Energy Center (GPEC).

El sistema “pionero a nivel mundial”, con sello gallego, está en fase de desarrollo aunque se espera que esté finalizado en 2014. Consiste en el diseño y construcción de un contenedor a gas natural que permita el suministro eléctrico y de aire caliente y frío a los buques, con lo que podrán apagar sus motores, durante su estancia en puerto, sin producir emisiones de gases a la atmósfera.

Se trata de un sistema que aúna la reducción efectiva de las emisiones de los buques en puerto con la flexibilidad operativa y la eficiencia económica que hacen viable su implantación en puertos de tamaño medio y medio-grande.

Sistema móvil escalable

Un sistema modular, móvil, que podría colocarse a pie de muelle, sobre una barcaza o en el propio barco a través de una grúa convencional y fácilmente escalable. Asimismo, resulta altamente eficiente, con un rendimiento previsto del 90%, y resuelve los diferentes tipos de demandas energéticas, además de reducir muy significativamente las emisiones, simplificar las conexiones con el buque y utilizable para otros usos portuarios no necesariamente ligados a buques, como puede ser en lonjas o edificios.

En esencia, se trata de un motor que funcionaría con gas natural licuado y que es capaz de suministrar energía eléctrica y térmica al buque. Este sistema sería de aplicación en buques medios, como es el caso de los Ro-Ro, los Feeder o los de carga general, con potencias y consumo inferiores a 1 megavatio.

El proyecto, con una duración de tres años, cuenta con un presupuesto de 1,8 M€, de los que la mitad serán subvencionados por la Unión Europa a través de los fondos Feder Innterconecta y la otra mitad serán aportados por los organismos y empresas participantes.

Según subrayó el presidente del puerto López-Chaves, con este proyecto, el puerto de Vigo “cumple con todos los requisitos para convertirse en un Puerto Verde”, ya que le permite disponer de capacidad para realizar el suministro eléctrico a buques de mayor tamaño, lo que complementa al resto de iniciativas que ha estado desarrollando la Autoridad Portuaria en materia ambiental.