El puerto de Vigo y Gas Natural Fenosa proyectan nuevas soluciones de movilidad

Presentación del Estudio de Movilidad llevado a cabo por el puerto de Vigo y Gas Natural Fenosa.

El puerto de Vigo y Gas Natural Fenosa han realizado un Estudio de Movilidad con el objetivo de aumentar la presencia de soluciones sostenibles dentro del recinto portuario.

Dicho informe analiza la situación actual de la flota de vehículos y maquinaria que operan en el puerto vigués y propone soluciones que conlleven ahorros económicos y mejoras medioambientales para el entorno portuario.

En los últimos años, la Autoridad Portuaria de Vigo ha trabajando en la reducción de su huella de carbono con el fin de convertirse en Puerto Verde.

Hasta el momento, la mayor parte de este esfuerzo ha estado vinculado a la eficiencia energética, la innovación y el uso de energías limpias en los buques. A raíz de este estudio, aspiran a dar un paso más y apoyar el uso de energías limpias en el transporte terrestre y en la maquinaria de las empresas que operan en el Puerto.

Mejorar la competitividad

Según el estudio, la apuesta decidida por implantar el gas natural vehicular (GNV) en el puerto de Vigo significaría una mejora en la competitividad de las más de 260 empresas que llevan a cabo su actividad en el recinto, así como una mejora en la calidad del aire del entorno portuario y en la ciudad de Vigo.

Las líneas de actuación para la mejora de la movilidad interna dentro del puerto incluyen la definición de un plan de incorporación de vehículos y maquinaria a gas natural, con el objetivo de que, en 2020, un 66% de los vehículos que operan en en la instalación portuaria funcionen con gasóleo, un 20% con gas natural y un 14% con dual fuel.

Según los datos del informe, el uso de GNV supondría un ahorro económico de 850 euros al año para un automóvil y 3.800 euros al año para un camión de más de 3,5 tn.

Además, la implantación del GNV en el recinto portuario supondría un ahorro de más de 48 millones de litros de gasóleo en un período de cinco años y una reducción del 16,9% de las emisiones de CO2.