Zeebrugge Toyota terminal

Más de un millón de coches han pasado por el puerto de Zeebrugge en el primer semestre.

El puerto de Zeebrugge, Bélgica, prevé alcanzar este 2015 el registro de vehículos manipulados en la instalación durante el ejercicio anterior, en el que se movieron 2,2 millones de automóviles nuevos, la cifra más elevada de los últimos años.

De momento, los resultados del presente año invitan al optimismo, ya que un millón de vehículos se han manipulado en el puerto belga durante el primer semestre de 2015, alcanzándose la cifra redonda en la terminal de Toyota Motor Europe.

El centro logístico que el fabricante japonés ubica en esta ciudad maximiza la logística de su división europea, reduciendo los costes y los tiempos de entrega a través de la intermodalidad de la planta, desde la que se distribuyen los nuevos automóviles por mar, ferrocarril y carretera.

En esta instalación se lleva a cabo el almacenamiento y montaje de accesorios de los vehículos, así como las inspecciones previas de los automóviles que llegan desde Japón con destino Bélgica, Alemania y los Países Bajos.

Pero no sólo la compañía nipona es responsable del crecimiento de este tipo de tráfico en la instalación portuaria, ya que en el presente año se han conseguido importantes contratos con otros fabricantes.

Entre otros, destaca el desembarco de 110.000 automóviles de Peugeot fabricados en Francia y enviados al mercado británico a través de Zeebrugge, así como otros 30.000 vehículos de Honda fabricados en México que han llegado a Europa por el puerto belga.