Plataforma Logística de Salvaterra As Neves, Plisan

Plataforma Logística de Salvaterra As Neves, Plisan.

Ocho años después de la fecha prevista para su inauguración, la plataforma logística de Salvaterra, también conocida como Plisan, continúa siendo un descampado de 419 hectáreas. Una obra que se ideó como la solución a cualquier problema de espacio solicitado por el transporte intermodal, el almacenaje o la distribución de cargas, problemas de los que que actualmente adolece el puerto de Vigo, según informaciones de farodevigo.es.

Hace trece años, la Xunta de Galicia, el puerto de Vigo y la Zona Franca de Vigo formalizaban una alianza, en un proyecto denominado Plisan, para desarrollar conjuntamente el mayor polígono industrial de Galicia y de la Eurorregión, con una superficie de 4.000.000 m², aunque posteriormente se rebajarían a tres millones.

El área, situada sólo a 35 km de Vigo, sería distribuida entre los promotores, quedándose un 61% para el puerto, el 21% la Zona Franca y el 18% restante la Xunta de Galicia.

En la plataforma ideada se asentarían 400 empresas, se crearían 10.000 puestos de trabajo, la inversión pública superaría los 200 millones de euros a los que había que sumar los 500 millones que aportaría la iniciativa privada. Al menos, estas eran las expectativas en sus comienzos.

La cruda realidad

En la actualidad, la única obra visible es un enlace de alta capacidad que conecta el recinto con la autovía Rías Baixas, para cuya construcción la Xunta destinó 22 millones de euros, contando ahora el polígono con conexiones terrestres antes de urbanizarse y sin empresas operandoEl resto de la inversión, que se calcula alcanza los 100 millones de euros, no ha servido para darle utilidad al actual descampado.

Uno de los problemas que ha vivido este proyecto es el proceso expropiatorio necesario para reunir dicha extensión de terreno, que fue recurrido en los tribunales por cientos de propietarios de Salvaterra y As Neves. A día de hoy, el Puerto Seco acumula cerca de 6.000 contenciosos.

Además, compañías como el fabricante japonés Mitsubishi llegaron a interesarse por los terrenos, con proyectos como el de asentar allí su mayor fábrica de baterías para coches eléctricos en Europa por parte del gigante nipón, que también se acabaron diluyendo.

Por otra parte, desde el puerto de Vigo afirman que necesitan el plácet de Puertos del Estado y que están a la espera del informe que autorice el acuerdo adoptado hace cuatro meses, después de que las tres administraciones pactaran un nuevo convenio que supone la vuelta al condominio en la gestión del Puerto Seco.