Coches y contenedores en el puerto de Tarragona

El presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Josep Andreu, ha explicado en el tradicional almuerzo de Navidad que se celebra todos los años por estas fechas, que el puerto de Tarragona prevé terminar el año con un descenso del 14% de los tráficos y retroceder del puesto de cuarto puerto industrial a sexto.

Andreu también ha avanzado que el ejercicio se cerrará con unos beneficios de unos 10 millones de euros, mientras que el año pasado fueron de 12 millones, lo que supone un descenso del 16%, aunque ha relativizado los resultados porque, en su opinión, las causas son «coyunturales» y «el puerto es fuerte».

Esta caída es consecuencia directa de la disminución en más de 2 millones de los tráficos de carbón por la preferencia hacia las hidroeléctricas y la nuclear en el mix energético español y también el retroceso de los cereales al ser el año pasado «un año excepcional».

El puerto tampoco ha escapado al retroceso «generalizado del tráfico de contenedores, sobre todo los de tránsito», si bien se prevé «volver de nuevo al crecimiento, con las grandes líneas estratégicas de la proyección internacional y la diversificación de mercancías» el año que viene,

En el capítulo de los proyectos, Andreu ha destacado la apuesta ferroviaria del puerto, que en unos ocho meses habrá concluido la segunda fase de la estación intermodal, con una inversión de 16 millones de euros destinados a actuaciones ferroviarias de los 37 destinados a inversiones el año que viene.

El próximo año también se prevé desbloquear definitivamente el proyecto de la Zona de Actividades Logísticas, unos terrenos de 100 hectáreas situados en el término municipal de Vila-seca, que está encallado desde hace varios años.

Finalmente, Andreu ha avanzado que este próximo jueves se celebrará una reunión de la mesa estratégica, formada por la Autoridad Portuaria de Tarragona y varias instituciones y agentes socioeconómicos, que impulsan la captación de cruceros.