El Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria de Barcelona definirán e implementarán conjuntamente una estrategia de Economía Azul.

Así, se pondrán en marcha ciertos proyectos dentro del ámbito portuario, para contribuir al impulso de una economía sostenible y ligada al agua y al mar, así como al posicionamiento global de Barcelona y su puerto en este ámbito.

Además, se concretará un espacio para poner en común nuevas iniciativas y reforzar la innovación, el emprendimiento, el talento y la formación.

Para diseñar una estrategia adaptada al ecosistema de la ciudad, la agencia de desarrollo local Barcelona Activa ha consultado con más de 30 actores sociales y económicos relacionados con la actividad portuaria y logística, el transporte marítimo, la pesca, la comercialización de productos marinos, el turismo azul, la reparación de buques, la náutica o la formación.

Mercè Conesa, presidenta del puerto, ha señalado que están trabajando en una plataforma en la que ‘start-ups‘, empresas tecnológicas, el mundo académico y el sector marítimo-portuario puedan desarrollar nuevas actividades económicas en el ámbito de la Economía Azul.

El Distrito Azul, en el que se concentrará esta actividad, se convertirá en un polo empresarial que funcionará bajo criterios de sostenibilidad, apertura, colaboración y tecnología, siendo capaz de atraer talento, emprendimiento e innovación.