Ante el gran impacto que el plástico puede tener sobre el medio ambiente, el Observatorio de Tendencias de Mercabarna ha organizado la jornada ‘Los envases de plástico en la distribución alimentaria: normativa, retos y estrategias‘ para intercambiar experiencias y buscar alternativas más ecológicas

El 40% de la producción de plástico tiene como destino el sector del envase y el embalaje, del que depende, en gran parte, la competitividad y eficiencia del sector de la alimentación. El principal reto para 2030 es que todos los envases sean reutilizables o fácilmente reciclables, tal y como establece la nueva Directiva UE 2018/852.

Además, el sector puede verse afectado por la nueva Directiva UE 2018/172 (COD), que pretende aplicar medidas para reducir el consumo de determinados productos plásticos destinados al consumidor final y los formatos de consumo para llevar, o ampliar la capacidad de recogida.

Por ello, a lo largo de la jornada se ha repasado la estrategia europea para mejorar los flujos del material, fomentar su recirculación y paliar sus consecuencias más negativas sobre el medio ambiente.

Entre las ideas planteadas durante el encuentro, destaca la de mejorar la información sobre el final de vida de los envases y la viabilidad técnica del reciclaje, mostrar el potencial de la sostenibilidad como motor de competitividad y conocer los instrumentos y líneas estratégicas de innovación que la Comisión Europea pone a disposición del sector alimentario. 

Aunque los empresarios de los sectores de frutas y hortalizas, pescado y carne de Mercabarna ya han comenzado a incorporar elementos más sostenibles en sus envases y embalajes, algunos han reconocido estar encontrando dificultades para conseguir proveedores que les suministren todos los componentes del envase unificados, y empresas certificadoras que trabajen con estas nuevas soluciones.