«Estamos satisfechos, hemos luchado por ello, y creo que es, además, lo justo». Así ha considerado Marcos Basante, presidente de Astic, la reciente decisión de Fomento de aceptar la propuesta del sector del transporte para poner en marcha, a modo de prueba, el sistema de bonificación del 50% de los peajes en determinadas autopistas y que los transportistas podrán utilizar voluntariamente.

Esta decisión es la justa, según ha expuesto el máximo responsable de la asociación, ya que el sector del transporte por carretera «ya no puede pagar más. Nosotros al final ingresamos al Estado 8.000 millones de euros al año».

En este sentido, durante el encuentro informativo organizado el lunes 27 de abril en Madrid se ha expuesto el estado del sector, «cansado de escuchar la intención de las empresas de reducir los costes logísticos y de transporte», mientras el Gobierno busca «incrementar la presión fiscal» al transporte con el objetivo de que lo recaudado sirva al mantenimiento de las carreteras, a la vez que la inversión pública en el AVE aglutine el 50% del presupuesto del Ministerio de Fomento.

Basante ha señalado que la inversión estatal en ferrocarril asciende a 5.200 millones, mientras que las carreteras recibirán 2.194 millones de euros a lo largo de 2015, a pesar de que este último modo de transporte aporte un 5% al PIB. Por ello, Astic ha exigido al Gobierno y a los partidos políticos inversiones para, entre otras cuestiones, las labores de mantenimiento de las vías.

«La mala conservación es una de las causas del aumento de la siniestralidad. Este problema debe ser una prioridad para el Ejecutivo», ha afirmado el presidente de la asociación. «El Gobierno invierte partidas multimillonarias en trenes de alta velocidad, pero sigue sin solucionar asuntos cruciales como los puntos negros o los cuellos de botella».

A pesar de ello, Basante ha destacado que el plan de Fomento para desviar camiones hacia las autopistas «nos está haciendo pensar a muchos que a lo mejor tenemos que empezar a echar cuentas si nos compensa ir por la autopista en lugar de utilizar la carretera convencional». Todo ello antes de cargar contra la patronal Seopan, que propuso imponer nuevos peajes en las autovías. «Establecer un peaje obligatorio en todas las autovías supone un ‘repago’ para los transportistas, que ya sufren una carga impositiva asfixiante».

Sistema de módulos

En el encuentro, Basante también ha cargado contra el sistema de módulo, «perjudicial para nuestro sector y para la economía», al crear unas condiciones de mercado que no son iguales para todos. La asociación ha vuelto a insistir en su objetivo de que este sistema, especialmente el del transporte, «se elimine», un objetivo que, por el momento, parece que podría cumplirse. «La modificación de los módulos va a ir por el camino que nosotros queremos, pero estamos viendo muchísimas presiones. Hasta que no lo veamos en Boletín Oficial del Estado no nos lo vamos a creer».

En cuanto al ejemplo del País Vasco, el presidente ha afirmado que los autónomos «siguen trabajando» ya que «nadie nos ha dicho que en el País Vasco han desaparecido 2.000 autónomos, ni se han deslocalizado».

Por otro lado, además de dejar claro que en el sector del transporte por carretera «no somos tan malos como nos pintan ni tan buenos como nos creemos nosotros», Basante ha realizado un repaso por otros temas relevantes para los transportistas, como son el céntimo sanitario, sobre el que Astic «no está satisfecha con la forma en la que el Gobierno está afrontando el tema de la regulación», o la deslocalización de las empresas de transporte en terceros países.

Al respecto, la postura de la asociación es defender ante la Unión Europea una armonización de los salarios ya que el mayor problema que plantea esta deslocalización es la «diferencia de costes» que crea esta práctica que, sin embargo, obedece a un «vacío legal» en la normativa de la UE, por lo que, a pesar de oponerse, «no se puede considerar ilegal».

Euroviñeta

En este repaso, el presidente de Astic ha destacado el compromiso de los transportistas con la reducción de gases de efecto invernadero y ha subrayado que el transporte por carretera ha sido el sector que ha experimentado el mayor descenso interanual de CO2, con un 25% menos.

No obstante, el sector está igualmente «cansado de la guerra contra el CO2 del transporte», a pesar de que entra las 20 empresas más contaminantes de España «no hay ninguna empresa de transporte. No hay ningún sector en el mundo que, en cinco años, haya tenido la reducción de toneladas de CO2 que ha tenido el transporte por carretera».

Por último, entre los temas más destacados, Basante ha considerado que sí se implantará una tarificación extra por el uso de la infraestructura, o euroviñetas, en España, una medida ya extendida por Europa. Sin embargo, la asociación «se opondrá con todas nuestras fuerzas y nuestras ganas a ello».