Desde la Asociación de Transporte Internacional de Carretera (Astic) han criticado abiertamente la actitud revisionista de algunos actores del sector, que vienen manteniendo reuniones con diversos partidos políticos, para frenar los efectos de la reforma fiscal en lo referente al régimen de módulos.

Durante las últimas semanas, se están mantenido reuniones con algunas agrupaciones políticas para que se posicionen a favor de que el límite de facturación del régimen fiscal de módulos sea ampliado para el transporte por carretera, para que el máximo se establezca en 150.000 euros en lugar de 75.000 euros, el importe decidido para el próximo año.

En este contexto, desde Astic denuncian el “lobby” realizado por «determinadas patronales» para lograr que la reforma de los módulos, prevista para el próximo enero, que se aplicará a partir del 1 de enero de 2016, sea revisada en la nueva legislatura.

Ramón Valdivia, director general de la Asociación, defiende la actual reforma, ya que a su juicio «ayudará a la eliminación de las discriminaciones y fraudes fiscales, al mismo tiempo que se terminará con las subvenciones encubiertas y la economía sumergida que representa el actual régimen de módulos”.

La revisión a la baja del régimen de módulos es una vieja reivindicación de esta asociación ya que, según defienden, impulsará la “concentración” del sector. 

 “La mayoría del sector, representada en el Comité Nacional, es contraria a la ampliación del límite de facturación para poder acogerse al régimen de módulos”, explica Valdivia.

Además, el director aclara que «el aumento del límite de facturación anual no ayudará a la necesaria reconversión del transporte por carretera”.