El sector inmologístico se ha mantenido estable en los seis primeros meses del año y es el que mejor ha resistido el impacto del Covid-19 respecto a otros mercados inmobiliarios. Así se refleja en el Informe Inmologístico elaborado por Colliers International,  según el cual la cifra de absorción en la Zona Centro ha aumentado un 38%, alcanzando una superficie de 218.677 m² frente a los 158.508 m² de 2019.

En Barcelona, la superficie contratada ha sido de 198.000 m², un 41% menos que en el mismo semestre del ejercicio anterior, cuando solamente dos operaciones concentraron cerca de 150.000 m2. Por último, en Valencia la contratación se ha situado en 52.000 m², lo que supone un notable descenso respecto a los 234.948 m2 del año pasado, debido al confinamiento y el retraso en la entrega de algún proyecto significativo.

Las rentabilidades ‘prime’ han experimentado un leve repunte tanto en Madrid como en Valencia respecto al segundo semestre de 2019, situándose en un 5% y 6,15% respectivamente. En cambio, en Barcelona se mantienen estables en torno al 5,5%.

Por su parte, las rentas en zonas ‘prime’ se mantienen en 5,5 euros/m²/mes en Madrid y en 7 euros/m²/mes en Barcelona, aunque han sufrido un ligero descenso en Valencia, situándose en 4,40 euros/m²/mes.

La inversión ha alcanzado los 425 millones de euros aproximadamente en el periodo analizado, aunque los inversores se han mostrado cautos en el segundo trimestre. En junio, se ha reanudado el estudio de activos logísticos para futuras inversiones, cerrándose ya algunas operaciones.

Perspectivas

De hecho, se prevé una segunda mitad del año más dinámica y se aprecia un creciente interés por las naves de ‘cross-docking’ en zonas próximas a núcleos urbanos, así como por las instalaciones de frío y especialmente por el suelo industrial.

Por otro lado, el suelo finalista es el más atrayente, con tendencia a parcelas cada vez más pequeñas o asociado a antiguas instalaciones para demolición o reconversión. También se aprecia un incremento del interés por los suelos en desarrollo, pero siempre con una perspectiva en cuanto a plazos de máximo de 18 meses.