El 54,1% de las empresas del sector logístico aumentaron su plantilla en 2018, una cifra que lo sitúa por encima de la media española, en 53,6%, según el Informe de tendencias salariales elaborado por Randstad.

La Encuesta de Población Activa recoge que unas 969.000 personas trabajan en el sector del transporte y la logística, lo que supone un 5% del empleo total e indica que uno de cada veinte trabajadores en España desarrolla su actividad en este ámbito.

El fuerte impulso del comercio electrónico, la ampliación de las naves logísticas y los picos de compras a consecuencia de las diferentes ofertas y campañas de rebajas, han conseguido que el sector crezca de manera exponencial, con más salidas profesionales para empaquetadores, carretilleros, mozos de almacén o transportistas.

Con la proliferación de los e-commerce, tal y como señalan desde Mail Boxes Etc, buena parte del comercio y el sector retail requieren ya la utilización de servicios de micrologística para enviar todo tipo de materiales y conectar a los clientes con las plataformas ‘on-line‘.

La clave es la optimización de los procesos internos para la mejora de la toma de decisiones, lo que en muchas ocasiones requiere la externalización de determinadas actividades.