foro maritimo vasco naval

La actual coyuntura económica y la suspensión de los incentivos fiscales para la construcción naval, más conocido como tax lease, por parte de la Comisión Europea, ha provocado que la industria marítima vasca, un sector que supone un 2,1% del PIB, no haya atravesado su mejor momento. 

Sin embargo, las previsiones de crecimiento para el próximo ejercicio y la entrada en vigor de la nueva normativa sobre primas y financiación a la construcción naval española son dos factores que mantienen el optimismo del sector. 

Por lo que el sector de la industria marítima vasca es “moderadamente optimista” y espera que en 2013 el empleo podría “apuntar una pequeña subida” tal y como ha manifestado el presidente del Foro Marítimo Vasco, FMV, Luis Cañada, durante la presentación de su Plan estratégico 2013-2016.

Cañada ha destacado que el sector se está recuperando gracias a los atuneros y a la entrada en vigor del tax lease que «aunque todavía no se puede emplear, las empresas armadoras están animándose a contratar pedidos«.

Entrada en vigor del tax lease

La semana pasada el BOE publicó el Real Decreto 237/2013 por el que se modifica el Real Decreto 442/1994, sobre primas y financiación a la construcción naval, para adecuarlo a las normas del derecho de la Unión Europea.

Con el objetivo de mejorar la competitividad internacional de los astilleros españoles,  el RD 442/1994 ha permitido mejorar la competitividad de los astilleros por medio de programas de actuación y facilitar la consecución de los contratos de exportación de buques en las condiciones del mercado internacional. 

Con este escenario, Cañada ha asegurado que los astilleros dispondrán de una “herramienta de tipo fiscal-financiero que les va a ayudar en la solución económica de los contratos de barcos”. Por tanto, ha indicado que lso astilleros pueden contratar más por lo que el sector no irá en descenso, sino que “empezará a apuntar a una pequeña subida”.

Financiación homologable al resto de Europa

Por su parte, la consejera vasca de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, ha resaltado que en el próximo año puede «desaparecer» el sistema tradicional de ayudas y ha asegurado que, «ante este nuevoescenario, desde el País Vaso estaremos muy atentos a que desde las instituciones competentes se aborde una estrategia que acompañe al mantenimiento de la competitividad del sector naval«.

En este sentido, ha apostado por una estrategia que se apoye en un modelo de industria naval con financiación «homologable» con el resto del sector en Europa y en el que «cuanto antes» los astilleros vascos y su industria auxiliar puedan «recuperar su posición en Europa, sin más perjuicios que los ya ocasionados por el conflicto de los tax lease y la futura posible desaparición de otro tipo de ayudas más tradicionales».