Tras la declaración del estado de alarma, el Foro de Asociaciones y Colegios de Profesionales Tributarios ha manifestado su sorpresa por el hecho de que no se aplace la presentación de declaraciones y autoliquidaciones tributarias y aduaneras en este periodo.

Dada la situación que se está viviendo en el país, esto deja claro a su juicio una «falta de empatía real por parte del Gobierno con el tejido empresarial«, pero también con los profesionales y colaboradores sociales. El sector tributario pone como ejemplo a otras administraciones, como la Hacienda Foral de Guipúzcoa, que han aprobado medidas como la ampliación de un mes en el plazo de presentación de declaraciones de patrimonio.

Además, indica que en algunos de estos casos se ha retrasado el plazo de presentación de la renta, pues la Hacienda Foral de Álava ha modificado los plazos de la campaña hasta el mes de septiembre u octubre, dependiendo de la tramitación.

Los despachos profesionales están atendiendo e intentando tranquilizar a las empresas, que están viviendo la peor crisis que se recuerda, además de intentar asimilar las disposiciones que se publican a diario para poder dar un correcto asesoramiento en las áreas laboral y fiscal.

Sin embargo, denuncian que en estas condiciones «es imposible realizar en plazo las declaraciones y autoliquidaciones» y ruegan que se amplíe el plazo como mínimo tres meses, para esperar hasta que la situación vuelva a la normalidad.