Los últimos movimientos empresariales vividos en el sector de logística y transporte entre finales de 2012 y principios de 2013, con operaciones tan destacadas en España como la adquisición de la alemana Dachser de la totalidad de Azkar o de la transitaria de carga aérea y marítima Transunión y, en el plano internacional, la fallida operación de compra de TNT por parte de UPS, además de otras operaciones realizadas con éxito entre empresas especializadas en servicios para el comercio electrónico, hacen prever que las “operaciones corporativas en este sector no han hecho más despertar y el año 2013 será muy movido”, según pronostica la consultora especializada Gallur.

Concretamente, la consultora presidida por Gabriel Úrculo, señala el segundo semestre del año como periodo preferente para todas las operaciones empresariales que vislumbra en el mundo de la logística y el transporte. Así, las diferentes operaciones corporativas previstas en los próximos meses se centran especialmente en las medianas y pequeñas empresas del sector en Europa que se “quedaron fuera de la primera oleada de compraventas protagonizadas por los grandes grupos durante la década anterior”.

Gallur considera que los errores cometidos por los grandes grupos y la estrategia defensiva llevada a cabo por las pymes, mediante la cercanía a sus clientes y la especialización en el servicio, van a permitir a estas últimas liderar nuevas operaciones corporativas. Desde adquisiciones o tomas de participación de empresas del sector en otros países que optimicen su red, hasta la promoción de alianzas y acuerdos de colaboración que posibiliten traspasar fronteras, diversificar el riesgo y, evidentemente, obtener mayores beneficios.

Tendencia a la concentración

Según los profesionales de Gallur, la logística y el transporte de mercancías en Europa tienden a concentrarse en un ámbito de empresas mediano y manejable, que permita a sus gestores concentrar su esfuerzo en optimizar estructuras y tráficos.  Tras el periodo de huracán y su posterior calma, “veremos nuevas operaciones crossborder que añadirán valor a sus protagonistas, permitiendo desarrollar más y con mayor eficiencia los intercambios comerciales ínter europeos», señala la analista.

Por supuesto, Gallur augura que las empresas españolas “serán protagonistas de referencia en estas operaciones» y, en todo caso, aconseja a los responsables sectoriales “ponerse las pilas y no dejar que otro se adelante”.