Entre todas las vueltas que están dando los desvíos obligatorios de camiones a las autopistas de peaje, esta misma semana, el Senado ha aprobado sin votos en contra una moción parlamentaria promovida por Esquerra Republicana de Cataluña que insta al Gobierno a incrementar los descuentos para transportistas por usar obligatoriamente los peajes en la AP-7 y la AP-2 a su paso por Cataluña.

Desde finales de agosto está en vigor un Real Decreto que establece una bonificación máxima del 50% del importe del peaje en función del trayecto a recorrer por ambas vías, algo que el Senado considera ahora insuficientes y pide un aumento de las cuantías «teniendo en consideración la frágil situación que atraviesa el sector del transporte por carretera, como consecuencia de la crisis económica sufrida los últimos años así como la fuerte competencia existente en el sector del transporte por su elevada atomización y la cada vez mayor presencia de empresas de transporte en nuestro país procedentes de terceros países”.

En este sentido, la Cámara Alta pide al Gobierno, como refiere Fenadismer, que eleve esta bonificación hasta «un 100% de bonificación para los recorridos internos de los tramos afectados por la restricción y de un 75% para los restantes recorridos que discurran por los tramos afectados”.

La semana pasada ha entrado en vigor un Real Decreto-Ley que permite al Estado cobrar peajes en las autopistas que reviertan al Estado y, al mismo tiempo, desviar el tráfico pesado a discreción por razones de protección medioambiental o de preservación de la seguridad vial.