El ferry 'Assalama', de Naviera Armas

El suceso ocurrió en abril de 2008, durante un viaje desde Tarfaya al puerto del Rosario.

El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia que declaró ‘impecable’ la actuación de la tripulación del ferry ‘Assalama’, de Naviera Armas, que decidió encallar el buque en una playa sin riesgo para el pasaje, tras haber sufrido un accidente cuando salía del puerto de Tarfaya.

El accidente se produjo el 30 de abril de 2008 en la travesía con destino a Fuerteventura, en la que un roce contra una escollera, ocasionó una vía de agua en el casco de la nave.

Al comprobar el alcance del accidente, el capitán decidió que en aquellas condiciones no se podía seguir el viaje a puerto del Rosario y encalló el buque en una playa cercana, donde todos los pasajeros fueron evacuados sin sufrir daños.

Varios de los pasajeros demandaron una compensación económica por las pérdidas ocasionadas por el accidente. El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Las Palmas y la Audiencia Provincial concedieron a los afectados las indemnizaciones previstas para accidentes en los que no ha mediado una temeridad o imprudencia grave por parte de la empresa transportista.

Parte de los afectados recurrió al Tribunal Supremo, acusando a la naviera de «temeridad», al estimar que el accidente se debió a un exceso de confianza de la tripulación. En la demanda se sostenía además, que el ferry había decidido ir a una playa en vez de regresar a los muelles no por seguridad, sino para no bloquear la entrada al puerto y evitar un mayor daño económico.

El Tribunal Supremo no admite el recurso y ratifica la sentencia de la Audiencia de Las Palmas, que el año pasado declaró la actuación del capitán y la tripulación fue «impecable» ,