Ferry de P&O

Ferry de P&O

El Tribunal Supremo, que este verano falló a favor de la Diputación Foral de Vizcaya en el caso de los bonos del ferry Bilbao-Portsmouth, ha mantenido su decisión al no admitir el incidente de nulidad de actuaciones presentado por la empresa condenada, la naviera P&O.

Después de que un Juzgado de lo Mercantil de Bilbao y la Audiencia de Vizcaya desestimasen la demanda por parte de la Diputación Foral, absolviendo a las navieras, el Supremo condenó a las mismas a pagar a la Diputación 9,6 millones de euros más los intereses, con lo que el importe total asciende a los 11,2 millones. 

En noviembre de 2010, las navieras P&O European Ferries Vizcaya, P&O European Ferries Portsmouth Limited y P&O Ferries Holding Limited, inexistentes en la actualidad, cerraron la línea de ferry Bilbao-Portsmouth, sin devolver los 9,66 millones que la Diputación les había adelantado para reservar 35.707 plazas en esos barcos, que finalmente no se pudieron utilizar por el cierre de la línea, motivo por el que el organismo público los ha venido reclamando hasta ahora.

Rechazado el ‘Incidente de nulidad?

El Supremo ha respondido a la naviera que sólo podría admitir el recurso si se hubieran lesionado derechos fundamentales, lo que no es el caso. 

Con esta decisión del Supremo, la Diputación entiende que ha terminado el proceso, «ya que no son posibles más recursos», según defiende el portavoz de la Diputación, Unai Rementería.

Ahora, desde la institución vizcaína van a pedir en los tribunales la ejecución formal de la sentencia, para que la naviera efectivamente devuelva el dinero.

No obstante, a la naviera aún le queda el recurso al Tribunal Constitucional para conseguir, si no anular la sentencia, al menos aplazar el pago de la multa.