Los puertos dependientes de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife han registrado de enero a abril un descenso del 2,8% en su tráfico, lastrado por la crisis del Covid-19. En total, se han movido 4,1 millones de toneladas, 123.000 menos que en el mismo periodo de 2019.

En cualquier caso, la mercancía general ha repuntado un 3% hasta los 2,3 millones de toneladas y el suministro de agua ha aumentado un 37% hasta las 58.536 toneladas. Por su parte, el tráfico de graneles sólidos ha aumentado un 76% hasta las 43.192 toneladas, pero los líquidos se han reducido un 4,77% hasta las 357.294 toneladas.

En lo que a contenedores se refiere, de enero a abril de 2020 se han manipulado un 1,4% más, llegando hasta los 76.648. No obstante, el decreto del estado de alarma ha provocado un descenso del 15% en el número de buques que han atracado en el puerto, que se sitúa en 5.689 unidades.

Al mismo tiempo, se ha producido una drástica caída del número de pasajeros en un 39%, al no permitirse la entrada de turistas nacionales e internacionales ni los desplazamientos entre islas, salvo causa justificada. En total, se han contabilizado 1.354.842 personas, 886.101 menos que en el mismo periodo del año anterior, si bien la caída en abril ha rozado el 100%.