El puerto de Gijón ha cerrado el mes de agosto con un movimiento de mercancías durante los ocho primeros meses del año de 11.321.813 toneladas, lo que supone un 10,18% más que en el mismo periodo de 2020.

A este resultado ha contribuido de forma significativa el crecimiento en dos millones de toneladas de la importación de mineral de hierro a través de la terminal de Ebihsa, mientras que el incremento de los gráneles líquidos, básicamente combustibles, en un 11,4% denota una mayor actividad económica.

Por su parte los muelles comerciales, con 5.073.033 toneladas, han acusado una caída de la actividad de casi un 18%, debido en gran medida, a un menor tráfico de carbón. También los contenedores cerraron a la baja, con una coyuntura internacional en este segmento negativa, con 30.577 TEUs que suponen un 2,57% menos.

Por último, y aunque tráfico de carbón térmico continua a la baja, el crecimiento en más de dos millones de toneladas del mineral de hierro ha impulsado a Ebhisa hasta las 6.248.780, lo que supone un incremento del 52,14% respecto al mismo periodo del año anterior.