El Puerto de La Coruña ha cerrado su balance del tráfico de mercancías de agosto con un incremento del 41,43%, al alcanzar un total de 1.230.422 toneladas, frente a las 869.949 registradas en el mismo mes de 2020.

No solo se han superado en volumen los datos del año pasado, sino también los de agosto de 2019, antes de que se produjese la pandemia que afectó a la economía internacional.

El balance es positivo tanto en graneles líquidos como en sólidos y mercancía general, con los incrementos más significativos registrados precisamente en el sector con mayor movimiento. Tanto el crudo de petróleo como los productos refinados y otros líquidos han impulsado un aumento del 60%, con más de 800.000 toneladas operadas en agosto.

La recuperación de la movilidad, al mejorar el contexto socioeconómico, ha favorecido una mayor demanda de combustibles y, por tanto, de actividad de la refinería.

Respecto a los graneles sólidos, productos agroalimentarios como cereales y harinas han impulsado un crecimiento del 18%, superándose las 352.000 toneladas.

El papel decisivo del Puerto Exterior

El Puerto Exterior es un factor decisivo en la consolidación de La Coruña como hub de estos graneles, con gran peso en el tejido económico de Galicia, ya que por esta dársena se mueve el 70% de las materias primas que se importan para alimentar a la cabaña ganadera gallega.

En cuanto a mercancía general, también se alcanzan cifras positivas, manteniéndose estables en un 2% de incremento, gracias a la consolidación de productos siderúrgicos y otros materiales de construcción.

Este buen comportamiento de los tráficos durante el mes de agosto denota una recuperación en el movimiento de mercancías tras los meses más críticos de la crisis sanitaria y ha propiciado un balance positivo en el acumulado de los últimos ocho meses, que se sitúa en cifras positivas tanto en graneles líquidos como en sólidos y mercancía general.

Así, entre enero y agosto se han movido más de 7,6 millones de toneladas de mercancías, frente a los 7,3 millones que se registraron en el mismo período de 2020. Esto arroja un incremento cercano al 5%, en una tendencia que se estima que se mantendrá hasta finales de año posibilitando que el puerto coruñés cierre el ejercicio con mejores resultados que el año pasado.