La tercera oleada de la pandemia ha devuelto al puerto de Algeciras a niveles de actividad del pasado mayo, cuando sufrió de forma más acusada los efectos de la paralización de la economía mundial.

En el mes de enero, se han manipulado 8,2 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 14,7% respecto a 2020. A ello han contribuido especialmente los graneles sólidos, que se han reducido un 38,6% hasta los 1,8 millones de toneladas.

El tráfico de contenedores ha caído un 10,8% hasta los 399.405 TEUs, la mercancía contenerizada un 6,9% hasta los 5,1 millones de toneladas, y la mercancía general un 5%, llegando a los seis millones de toneladas.

En la parte positiva, el puerto de Algeciras ha seguido exprimiendo las limitadas condiciones de la vía Algeciras-Bobadilla-Madrid, con un movimiento de 2.454 TEUs, un 26% más que en enero de 2020.

Asimismo, se ha registrado el paso de 36.727 camiones y semirremolques en las líneas Algeciras-Ceuta y Algeciras-Tánger Med, un 6,7% más que en enero de 2020.

En cambio, las líneas de pasajeros Algeciras-Tánger Med y Tarifa-Tánger Ciudad permanecen cerradas desde hace 11 meses, limitándose las salidas a viajes extraordinarios organizados por la Embajada de España en Marruecos.

En cuanto a la línea Algeciras-Ceuta, el tránsito se limita a viajes justificados, que en enero sumaron 42.848 pasajeros, lo que representa un descenso del 72%.

Por último, el suministro de combustible a buques ha crecido un 13,9% hasta las 178.427 toneladas, mientras que la pesca fresca descargada en las Lonjas de Algeciras y Tarifa se ha reducido un 54,13% hasta las 37 toneladas.