La ampliación del puerto de Gijón, supuso un encarecimiento del 40%, respecto de lo presupuestado en un principio.

El tráfico se ha reducido un 12,27%, hasta los 17,3 millones de toneladas.

La Autoridad Portuaria de Gijón prevé cerrar el año con un movimiento de 17,3 millones de toneladas, lo que implica una pérdida de tonelaje respecto al año anterior del 12,27%, correspondiente a 2,4 millones de toneladas.

Esto se debe al descenso de los tráficos en los muelles de la EBHI, acentuado por la parada de un horno de Arcelor Mittal y una menor producción de arrabio, así como por la menor importación de carbón térmico por parte de EDP, Naturgy e Iberdrola.

Los graneles sólidos han aumentado un 8,41% hasta los 4,7 millones de toneladas, mientras que la mercancía general ha crecido un 9% y los productos siderúrgicos otro 9%. Por su parte, los contenedores han crecido un 2% hasta las 982.000 toneladas.

Además, el puerto ha licitado ya el servicio de asistencia técnica para el diseño y desarrollo del proyecto de un cierre de seguridad perimetral sensorizado, mediante un procedimiento abierto urgente. Con un plazo de ejecución de dos meses y un presupuesto de 18.250 euros, este contrato se adjudicará teniendo en cuenta criterios técnicos y económicos.

Por otra parte, se ha otorgado una concesión a Cemex España para la construcción y posterior explotación de una terminal portuaria destinada a usos particulares para la recepción, almacenamiento, manipulación y distribución de cemento y otros productos derivados en el muelle Olano, que ocupará una superficie de 2.477,72 m².