puerto de La Coruña

Puerto de La Coruña.

El balance de tráficos en el puerto de La Coruña al cierre del mes de febrero arroja un incremento del 11% con respecto al mismo período de 2014, con un volumen cercano a dos millones de toneladas.

Unos resultados impulsados por el crecimiento en el movimiento de graneles líquidos, con 1,1 millones de toneladas y un aumento del 16,18%, y de graneles sólidos, con un 11% y un movimiento de 705.000 toneladas, según la Autoridad Portuaria.

La mercancía que más ha influido en el incremento registrado en este inicio de año en el sector de graneles líquidos ha sido el petróleo crudo, con 822.000 toneladas, lo que supone un incremento del 59%. Este crecimiento se debe a circunstancias vinculadas a la demanda de producto por parte de la Refinería de Repsol en la ciudad gallega. Además, han subido la gasolina, el butano y el propileno.

En el sector de graneles sólidos, el carbón ha encabezado los incrementos, con un 63% y un volumen de 255.000 toneladas. También han aumentado los graneles agroalimentarios como el trigo y la cebada y otros productos como los coques de petróleo.

Respecto al resto de tráficos del puerto, se han producido descensos en el ámbito de la mercancía general, provocados por la reducción de la demanda en palanquilla, alambrón y varilla, frente a los incrementos en madera, tablero de fibras y partículas y pesca congelada.

También se contiene el despegue de la pesca fresca, que cerraba el ejercicio del pasado año con un incremento del 24% con respecto a 2013. No obstante, se mantiene la previsión de seguir la tendencia al alza de un sector que en 2014 ha registrado más de 56.000 toneladas.

En relación con otros tráficos como el de pasajeros, se ha producido, asimismo, un incremento con respecto a los dos primeros meses de 2015. Entre enero y febrero han desembarcado en la ciudad cerca de 10.500 pasajeros, lo que eleva a un 72% el crecimiento en relación con el mismo período de 2014.

Las previsiones para este año en el sector de cruceros son muy positivas, con 94 escalas previstas y en torno a 130.000 pasajeros, manteniendo por tanto el liderazgo en la cornisa cántabro-atlántica en número de escalas.