Alemania, el mayor mercado europeo para el transporte ferroviario de mercancías, ha experimentado una caída en sus volúmenes durante el primer semestre de este año. Según las cifras publicadas recientemente por la agencia federal alemana de estadísticas, el tráfico de mercancía por la red ferroviaria germana alcanzó los 181,1 millones de toneladas entre enero y junio, lo que supone un descenso anual del 1,1% en comparación con el mismo periodo de 2012.

El volumen doméstico ha sufrido una caída del 2,4%, mientras que la situación es aún peor para el tráfico internacional originario de Alemania, que cayó un 3,3%. Sin embargo, esta caída ha sido compensada por un fuerte crecimiento en el tráfico internacional de entrada a Alemania, que aumentó un 6,3% en comparación con el primer semestre de 2012.

Ha habido resultados similares en las caídas por sectores, con fuertes descensos en los productos agrícolas, incluidos la madera y los cereales, que cayeron un 13,8% y los productos de consumo (incluidos los alimentos) que cayeron 12,8%.

El tráfico intermodal se ha mantenido estable con un leve crecimiento del 0,7% anual, hasta los 3,1 millones de Teus. Sin embargo, ha habido una fuerte recuperación del tráfico de mercancías a granel no contenerizado, incluyendo el carbón y el petróleo, que aumentó el 8,3%.