Los fabricantes de camiones están obligados a reducir un 30% las emisiones de sus nuevos camiones para el año 2030, lo que supone que para entonces deberían circular por las carreteras unos 60.000 vehículos pesados de cero emisiones.

Actualmente, existe ya una oferta de camiones impulsados por tecnologías sostenibles que, a buen seguro, se incrementará con nuevos modelos con los que satisfacer la demanda.

No obstante, el proceso deberá ir acompañado por el desarrollo de una red de infraestructuras de recarga por toda Europa y de hidrogeneras que faciliten la puesta en servicio de estos nuevos vehículos.

Además, es preciso contar una estabilidad jurídica y un plan de incentivos que ayuden a solventar el hecho del mayor precio de estos nuevos vehículos, consecuencia de unos mayores costes de producción en tanto que el aumento de la demanda no genere las economías de escala necesarias para su abaratamiento.

Esta es la situación general que han detallado los fabricantes europeos de camiones que han participado en la jornada ‘on-line‘ sobre la descarbonización de los vehículos industriales y pesados, organizada por La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac.

Gas, electricidad e hidrógeno

Ruggero Mughini, director general de Iveco en España, ha recordado los esfuerzos realizados en el ámbito del gas natural con el S-Way NP, o el acuerdo con Nikola para el desarrollo y distribución de camiones con baterías eléctricas o pila de hidrógeno, cuyas primeras unidades podrán estar en el mercado en el 2022, mientras que las unidades propulsadas por hidrógeno, estarán disponibles a partir de 2023.

Para el director general de MAN Trucks & Bus Iberia, Stéphane De Creisquer, los objetivos europeos de reducción de emisiones han supuesto un reto para los fabricantes, pero ha asegurado que en su caso ya cuentan con un catálogo enfocado a la electromovilidad.

Para el reparto urbano, cuentan en su oferta con el eTGM, un camión de 26 toneladas y una autonomía de 180 km, que ya han probado muchos clientes en Europa y cuya próxima versión saldrá al mercado en 2023. Para la última milla, ofrecen también la furgoneta eTGE, con un volumen de carga de 11 m³ y una autonomía de 120 km.

Para la larga distancia, el fabricante apuesta por la propulsión a hidrógeno. Actualmente, están trabajando en un modelo de este tipo, que podría llegar a tener una autonomía de hasta 800 km, aunque antes tienen previsto lanzar un motor de combustión de hidrógeno como tecnología puente.

La importancia de la cooperación

Por su parte, François Botinelli, director general de Renault Trucks, ha señalado la importancia de la cooperación para el desarrollo de las nuevas tecnologías, como la desarrollada por el Grupo Volvo, o la participación con Daimler en una ‘joint-venture’ para el desarrollo de pila de combustible, a lo que se añaden acuerdos con Samsung para la tecnología de baterías,  y con Isuzu en el ámbito de la movilidad urbana.

El fabricante, que ha vendido más de 120 vehículos eléctricos en Europa, dispone de la gama Z.E de vehículos eléctricos y el camión D Wide a GNC para la distribución.

Sebastián Figueroa, director general de Scania Ibérica, ha puesto en valor la sostenibilidad de sus fábricas, donde ya pueden producirse modelos híbridos, de gas natural, biodiésel, HVO, etanol o biogás.

Por último, Giovani Bruno, el director general de Volvo Trucks España, ha asegurado que su objetivo es que en el plazo de nueve años, el 50% de sus ventas sean de vehículos libres de emisiones. También ha puesto el foco en el cambio del modelo de negocio, pues los fabricantes han de pensar no solamente en los requerimientos del transportista, sino del cliente final.

A fecha de hoy, la marca ya cuenta con una gama eléctrica completa, pues desde 2018 están trabajando en este tipo de desarrollos,  y en 2020 se inició la producción en serie.