Con lo peor de la crisis sanitaria dejado ya atrás, parece que los volúmenes de transporte de mercancías por carretera en el continente europeo tienden a estabilizarse.

Sin embargo, esta tendencia, lejos de implicar algo bueno, podría reflejar un estancamiento de la economía europea, a la espera de que llegue una recuperación incierta de los estragos de la pandemia.

Así pues, entre la última semana mayo, los tiempos de espera en la mayor parte de los pasos fronterizos se han vuelto a incrementar un 7% con relación a períodos anteriores, sin retrasos más allá de los habituales en gran parte de las fronteras terrestres continentales .

Así mismo, según Sixfold, la distancia media cubierta por los camiones en el continente se ha reducido un 15% en los últimos siete días con relación a la semana anterior, a medida que los países más afectados por la pandemia han ido recuperando su actividad económica tras la relajación de las medidas de control sanitario establecidas.

De igual manera, los registros estadísticos indican que la capacidad de transporte se ha estabilizado, con cifras de camiones inactivos similares a los de períodos anteriores, lo que podría indicar un nuevo equilibrio en la demanda de transporte a la espera de que la reactivación económica se consolide definitivamente.