El sector del transporte juega un papel crucial en el suministro de bienes, como medicinas, dispositivos médicos, alimentos y otros productos esenciales para superar la crisis del Covid-19. Además, se ha convertido en un instrumento vital en estos días, debido a las restricciones de movilidad que afectan a los ciudadanos europeos.

Por ello, un grupo de asociaciones que representan a transportistas, operadores, gestores de infraestructuras, trabajadores de todos los modos de transporte y del sector logístico, contratistas, autoridades locales y regionales, proveedores de servicios logísticos, cargadores, usuarios y proveedores de equipos han realizado una declaración conjunta sobre este asunto.

Entre ellas, se encuentran Clecat, ESC, Ecsa, Espo, ETF, UETR, Ferrmed o la plataforma Alice, aunque se trata de más de 30 agrupaciones, que han querido mostrar su admiración y apoyo hacia todos los trabajadores de la cadena de suministro que están garantizando la continuidad de los servicios de transporte, el movimiento de mercancías y artículos esenciales, y la repatriación de ciudadanos atrapados en otros países.

Además, han hecho un llamamiento a los Estados Miembros para que facilite el cruce de fronteras para el transporte de mercancías, tanto dentro de la Unión Europea como con terceros países. En este sentido, destacan las ventajas del establecimiento de carriles verdes.

Todos ellos apoyan las medidas que se están aplicando a nivel europeo y nacional para la contención del coronavirus, pero han pedido a los Estados Miembros que coordinen sus respuestas ante esta pandemia, siguiendo las instrucciones de la Comisión Europea en cuanto al control de fronteras.

Salud y seguridad de los trabajadores

Al mismo tiempo, han remarcado la importancia de proteger la salud y seguridad de los trabajadores del transporte con los equipos adecuados, y facilitarles el acceso a instalaciones debidamente desinfectadas, así como a servicios de alimentación. Es importante insistir en que tanto el transporte como la logística son sectores que implican labores físicas, por lo que se debe garantizar la movilidad de los trabajadores, incluyendo su repatriación si fuera necesario.

Por último, estas asociaciones han reclamado a la clase política que ayude al transporte en su recuperación para asegurar la conectividad futura tanto en lo que se refiere a pasajeros como a carga, y poder revitalizar el mercado europeo una vez haya finalizado la crisis.