Si hay algo claro en esta crisis sanitaria es que el transporte de mercancías se considere, como si de una revelación se tratara, un elemento esencial para que la población mantenga en la medida de lo posible las necesarias medidas de reclusión para evitar una expansión aún mayor del coronavirus.

Conscientes del papel que juega el sector en todo el continente europeo, la IRU y la ETF han emitido una declaración conjunta para pedir a las autoridades que, en las actuales circunstancias, hagan todo lo posible por mantener las vías de comunicación internacional con el fin de que las cadenas de suministro puedan mantenerse operativas.

En este sentido, tanto las empresas, como los trabajadores del sector piden que se les reconozca a nivel continental como un servicio esencial y que, al tiempo, también se resalte el papel que juegan los conductores profesionales, por lo que llaman a respetar sus condiciones de trabajo, de manera particular en lo que respecta a tiempos de conducción y descanso.

De igual manera, también piden una protección de la salud de este colectivo vital para la lucha contra la pandemia del coronavirus y que, en consecuencia, se articulen medidas de apoyo para las pequeñas y medianas empresas que conforman gran parte del sector a nivel europeo, especialmente para garantizar su continuidad y su viabilidad económico.