La tercera propuesta del paquete de movilidad de la Comisión Europea pone sobre el tapete los grandes retos a los que se enfrenta el sector del transporte en el Viejo Continente de cara a los próximos años.

Tal y como afirmó la comisaria Bulc la semana pasada, en la presentación del tercer paquete de movilidad, el transporte en la UE tiende hacia una movilidad más segura, hacia una movilidad más limpia y hacia una movilidad más autónoma.

Ante tamaño desafío, las pequeñas y medianas empresas del sector europeo del transporte por carretera están, a juicio de la Unión Europea de Transportistas por Carretera (UETR), preparadas para aprovechar al máximo las oportunidades que ofrecen las tecnologías digitales, fomentando la seguridad, la calidad del transporte y ahorrando tiempo, costes y emisiones, con el apoyo de inversiones públicas adecuadas en infraestructura inteligente, verde y nueva tecnologías y formación profesional para pequeños transportistas».

Esta organización, de la que forma parte Fenadismer, estima que los niveles de reducción de emisiones propuestos son ambiciosos, aunque también llama la atención sobre el impacto que tendrá la incorporación de motores menos contaminantes en los precios de los nuevos camiones.

Así mismo, en relación con la documentación electrónica de los servicios de transporte, la asociación europea cree que las nuevas pueden servir para reducir las cargas administrativas y, al mismo tiempo, para aplicar de forma efectiva y uniforme la legislación de la UE.

Por último en relación con los vehículos autónomos, la UETR cree que «todavía hay muchas incertidumbres por abordar», aunque, al tiempo, vaticina que toda esta evolución puede contribuir a «hacer que la profesión de transportista sea más atractiva e inteligente» en un proceso que, como afirma en un comunicado «requerirá un gran esfuerzo, una visión a largo plazo y un enfoque global».