Las dificultades que tienen los transportistas gallegos para encontrar estacionamiento para sus vehículos pesados, independientemente de que sea vigilado o no, vienen desde hace largo tiempo.

El sector de esta comunidad autónoma reclama, desde hace años, a las distintas administraciones, estatal, autonómica y locales, que se de solución a este problema, pero, como explica Fegatramer, «poco o nada se ha hecho, es más, en muchos casos lo que nos encontramos es que parece que los camiones estorban en todos los lados y en algunos casos son sancionarlos por estacionar en polígonos o arcenes».

Según los cálculos de la organización empresarial gallega, en Galicia hay una flota de 22.869 vehículos de transporte público de mercancías y 9.889 de transporte privado complementario de mercancías, a los que habrían de sumarse 3.900 autobuses, para alcanzar un total 36.658 vehículos pesados a los que habría que añadir todos los camiones y autobuses que llegan a la región desde otros puntos.

Así pues, para la institución, pide que una parte de las 400.000 áreas de descanso que estiman necesarias en toda Europa las empresas y los trabajadores del sector del transporte por carretera lleguen también a Galicia, donde «la necesidad es también real y evidente».