madrid-central

El Comité Madrileño de Transporte se plantó hace un mes ante el Ayuntamiento de Madrid.

En un clima de enfrentamiento enrarecido dentro del sector del transporte y la distribución de la Comunidad de Madrid, la Mesa de Seguimiento de Madrid Central se reúne esta misma semana para adoptar las últimas decisiones respecto a la regulación de esta zona de acceso restringido en el centro de la capital antes de las elecciones municipales.

En este encuentro, el sector del transporte tiene intención de poner sobre la mesa, una vez más, la ampliación del calendario previsto de renovación de flotas en cinco años más para todo tipo de vehículos, así como que «el Ayuntamiento cumpla su compromiso de ampliar un año más el calendario de los camiones ligeros y furgonetas», casi un mes después de que las asociaciones de transportistas del Comité Madrileño de Transporte abandonaran la reunión del grupo de trabajo de renovación de flotas hasta que el Ayuntamiento de Madrid no se pronunciara sobre las propuestas del sector del transporte.

El transporte madrileño se muestra cauteloso ante el, a su juicio, «silencio más que sospechoso ante las reiteradas reclamaciones de las asociaciones sectoriales del transporte de mercancías ante la Delegación de Medio Ambiente y Movilidad de que se hicieran efectivos, al menos, los compromisos adquiridos» y mantiene que «las inversiones en vehículos nuevos se están paralizando», ante la falta de «garantías que aseguren que el proceso de renovación de las flotas mantendrá su operatividad durante el período de amortización de los vehículos».

Ante esta situación, CETM Madrid se ha reunido en los últimos días con representantes de los grupos municipales de PSOE, PP y Ciudadanos, con el fin de recabar su apoyo para ampliar los calendarios en las limitaciones de los accesos de los vehículos de distribución y transporte a Madrid Central, algo en lo que, según informa la asociación, han coincidido todos.